¿Cómo debe ser el equipo de trabajo de una casa sostenible?

0
1588

A la hora de abordar cualquier proyecto constructivo es conveniente rodearse de técnicos expertos con amplia experiencia en su trayectoria profesional. Pero en el caso de llevar a cabo una construcción sostenible, lo ideal es contar con equipo multidisciplinar que trabaje de manera complementaria desde el inicio del proyecto. Es la mejor opción, ya que, la colaboración entre arquitectos, ingenieros, paisajistas, técnicos en instalaciones, expertos de la construcción y otros posibles actores participantes en el proyecto tendrán una visión más precisa de cada una de las partes que componen la totalidad del proyecto, dando lugar a un proyecto de mayor calidad y más eficiente. Las diferentes disciplinas son complementarias entre sí.

Generalmente, a la hora de abordar un proyecto de arquitectura, no sólo intervienen los arquitectos en el diseño del mismo.

  • Los ingenieros se ocupan del cálculo de estructuras y de las instalaciones y en especial de las instalaciones de producción de energía.
  • Los arquitectos diseñan el edificio no sólo buscando la funcionalidad y la estética sino también el bienestar y la satisfacción de los usuarios.
  • Los paisajistas buscarán la integración con el entorno.
  • Los especialistas de la construcción aportan su conocimiento en cuanto a calidad de los materiales, ciclo de vida, materiales sostenibles, técnicas constructivas, análisis de precios, etc.
  • Los sondeos en la zona, para explorar las necesidades de los usuarios, también facilitarán información que podrán marcar determinadas directrices en el diseño arquitectónico.

Normalmente, los profesionales tienen conocimientos generales de todo el proceso constructivo; sin embargo están especializados en una parte del mismo. Por eso, una colaboración conjunta desde el inicio para proveer al edificio del diseño más eficiente, de los mejores materiales, de las instalaciones más apropiadas (buscando desde el inicio el espacio suficiente para las mismas) facilitará la creación de un proyecto competitivo.

En multitud de ocasiones, la falta de colaboración interdisciplinar, provoca que no se hayan previsto salas de instalaciones adecuadas o que se hayan tenido que subordinar las instalaciones a la estructura del edificio (con la consiguiente pérdida de rendimiento en la eficacia de las mismas) o que se incremente el precio al tener que recurrir a soluciones más complicadas que si se hubieran tenido en cuenta todos los factores desde el inicio.

La incorporación de medidas activas para la generación energética debe realizarse desde el anteproyecto, ya que, muchas fuentes de energía renovables exigen unas instalaciones que deben ejecutarse previamente a la cimentación del edificio (como es el caso de la geotermia) o que deben tenerse en cuenta a la hora de calcular la estructura del propio edificio.

Por eso, es tan importante la participación de todos estos actores desde las fases iniciales del proyecto. La integración de todas las áreas del conocimiento necesario para la ejecución de un edificio sostenible, dará lugar un buen proyecto desde todos los aspectos anteriormente mencionados que lo harán sostenible: funcional, ecológico, económico y social.

Es de gran importancia contratar profesionales con carácter abierto e integrador; promoviendo la participación de diferentes especialistas en el diseño desde las fases iniciales del proyecto, lo que resultará en una mayor calidad del producto final, garantizando la sostenibilidad y la eficacia de cada una de las partes del proyecto y, en consecuencia, del total, cumpliendo las necesidades y objetivos de los moradores de la vivienda.

En España, este tipo de trabajo coordinado con la participación de equipos multidisciplinares está comenzando a ser más frecuente aunque hasta hace relativamente poco tiempo no era habitual. No obstante es un modelo que lleva muchos años funcionando en Europa, consiguiendo muy buenos resultados.

La elección de un buen profesional que lidere el equipo y sepa escuchar y coordinar a las distintas partes es primordial para la realización de un buen trabajo.

Este papel podrá ser realizado por un arquitecto, ingeniero, empresa constructora, promotora o certificadora de sostenibilidad y será algo que deberá acordarse en el contrato desde el inicio del proyecto.

Una buena elección del equipo multidisciplinar garantiza el éxito de la construcción o reforma de tu vivienda.

¿Te ha gustado este artículo?
Recibe nuestras próximas publicaciones suscribiéndote aquí:

Acepto las condiciones de privacidad.