¿Para qué sirven los Certificados de Sostenibilidad?

0
2126

Principalmente, sirven para certificar que la vivienda se realiza de acuerdo con unos estándares elegidos de sostenibilidad, que son unos estándares altos y que están por encima de los exigidos en el CTE (código técnico de edificación que establece los estándares mínimos de calidad por la ley).

Es una validación por parte de terceros del rendimiento ambiental, económico y social que hemos alcanzado con nuestra casa. Nosotros creemos que garantiza la excelencia en la construcción de tu casa sostenible.

Además de contar con el equipo normal para la construcción de una vivienda (arquitecto, aparejador, ingeniero y constructor), cuentas con un certificador (Consultor en sostenibilidad: arquitecto o ingeniero) y una empresa certificadora que velan por el cumplimiento de la sostenibilidad aplicada a tu casa desde su diseño hasta su ejecución final. Este equipo multidisciplinar se complementará para conseguir la mejor valoración sostenible para tu casa. Los buenos certificadores conocen las últimas novedades del mercado en cuanto a soluciones constructivas al servicio de la sostenibilidad. Y deberás ser tú junto con los profesionales quien busque el equilibrio entre estética, funcionalidad y sostenibilidad que tú quieres para tu casa.

El cumplimiento de las medidas de los certificados de sostenibilidad aportan beneficios:
-Económicos: se reducen los gastos a largo plazo de la vivienda. Disminuye: el consumo energético de la vivienda (50-70% ahorro), el consumo de agua (40% ahorro), y en general todos los gastos de mantenimiento (7-8% ahorro).
-Medioambientales: se reducen las emisiones de co2 globales por el uso de energías renovables, por la elección de materiales menos contaminantes en todos sus procesos de producción, transporte o reciclado.
-Sociales: mejora el confort interior, es decir hay una mejor calidad del aire; se proporciona niveles de iluminación natural y artificial adecuados. Se mejora en la climatización de la vivienda y el confort acústico.

Además, las certificaciones aportan valor a las propiedades y las posicionan en el mercado con un elemento diferenciador y destacado. Todavía hoy son herramientas muy jóvenes y poco conocidas por los ciudadanos de a pie y están más ligadas a la construcción estatal y de organismos oficiales, (ya que éstos por ley están obligados a la construcción o rehabilitación de edificios sostenibles). Pero creemos que en un futuro más inmediato que lejano, empezaremos a valorar las certificaciones medioambientales o calificaciones energéticas (éstas las explicaremos en otro post) de las casas que compramos. En otros países, como e.E.U.U., es impensable comprar una vivienda sin saber sus costes de mantenimiento y la situación en la que se encuentra el inmueble (a nivel de calidades constructivas, deterioro, desgaste de instalaciones, …), así en todo momento saben lo que están comprando y lo que les va a costar su reforma y mantenimiento.

Me consta que ya existen algunos promotores inmobiliarios sensibilizados con la sostenibilidad que están introduciendo en sus modelos constructivos diferentes niveles de sostenibilidad dependiendo del tipo de edificación. Y creo que es una excelente herramienta de ventas, ¿quién no quiere comprar una vivienda más económica de mantener?, ¿quién no prefiere una casa respetuosa con nuestro planeta, antes que una casa que no lo es?; sólo se me ocurren ventajas!!

Una de estas empresas es IKASA, aquí podéis ver las propiedades que comercializan y su grado de implicación con las viviendas sostenibles. Debemos dar la enhorabuena a todas esas empresas que apuestan por la construcción sostenible en beneficio de todos. ¡¡enhorabuena!!

¿Te ha gustado este artículo?
Recibe nuestras próximas publicaciones suscribiéndote aquí:

Acepto las condiciones de privacidad.